Material de construcción eficiente PassivHaus y ECCN
Material de construcción eficiente PassivHaus y ECCN

Blog

10.02.2017 Actualidad

Entrevista a un entusiasta Passivhaus

Entrevista a un entusiasta Passivhaus

Entrevista a Koldo Monreal / DIRECTOR GERENTE DE ONHAUS

La empresa que dirige Monreal se ha convertido en todo un referente nacional de la vivienda Passivhaus, interviniendo en importantes construcciones como el Edificio Bolueta de Bilbao

“Navarra va un paso por delante en la construcción de casas pasivas”

Solo 15 minutos de una charla sobre Passivhaus fueron suficientes para que Koldo Monreal se convenciera de las ventajas que aportaba una casa pasiva y que se replanteara la construcción de su vivienda que ya estaba en marcha. Cautivado por el escaso gasto energético y el confort de su vivienda, decidió dar un paso más y apostar con su empresa hacia este modelo de construcción, procedente de Alemania. En la actualidad, Monreal ha posicionado a onhaus en todo un referente de la Casa Pasiva en Navarra. Es pionera en la importación de productos para la nueva construcción y se ha especializado en hermeticidad e infiltrometría, gestionando en su conjunto la calidad del aire en el interior de los edificios. Actualmente interviene en los edificios Passivhaus más destacados de España, entre los que se encuentra la Torre Bolueta en Bilbao, el edificio residencial más alto del mundo realizado bajo el estándar Passivhaus. Asimismo, el servicio integrado de cálculo, diseño y verificación con dispositivo de medición BlowerDoor les ha colocado como empresa referencial en España.

¿Cuáles son las claves para la construcción de un edificio pasivo? El 40% del CO2  emitido proviene de las viviendas, por lo que resulta necesario algún tipo de actuación. Ya en Suecia en los años 80 comenzaron a construirse casas sostenibles de bajo consumo, que Alemania adoptó en 1990 para edificar el primer prototipo de lo que actualmente se conoce como Passivhaus, el estándar de eficiencia energética más avanzado del mundo que asegura una gran calidad del aire y del confort interior aumentando la durabilidad de los edificios debido a su cuidada ejecución. Este tipo de vivienda puede ser diseñada sin limitación alguna y edificada con cualquier tipo de material, pero el límite está en la manera de aislar o en el hermetismo de los huecos.

¿Cuáles son los beneficios de una vivienda Passivhaus? En un primer lugar, todos llegamos a estos edificios por el ahorro energético, pero los que vivimos en una casa así, solo hablamos del confort y la salud que nos genera. Una casa pasiva consume un 90% menos de energía en comparación con una casa construida y un 75% menos que una de obra nueva. Por su parte, optimiza todo el calor posible, no solo el calor proveniente de la radiación solar que entra por las ventanas sino también el calor corporal de los habitantes y el generado por los electrodomésticos en funcionamiento. Además, un dispositivo mecánico, denominado recuperador de calor, refresca el aire interior las 24 horas del día, higienizando el aire interior y eliminando la humedad excesiva para mantenerlo sano y saludable con un diferencial máximo de entre las estancias de la vivienda. De esta manera, la calidad del aire es muy buena y se aprecia en confort que revierte en salud y en otros beneficios como la contaminación acústica que es nula, ya que desaparee el ruido externo, o la eliminación de olores y de acumulación de polvo. También existen otras ventajas, pero esas hay que descubrirlas viviendo en una casa pasiva porque son más sensoriales, sobre todo, durante el descanso.

¿Cuál es la principal diferencia entre un edificio que cuenta con una certificación que aboga por el consumo nulo de energía frente a otro en el que no esté implantado este estándar? La gran diferencia está en la planificación y supervisión del proceso. Bajo el estándar Passivhaus se planifica todo el proceso y se va revisando y supervisando en cada momento, siendo el resultado final satisfactorio para el cliente. Sin embargo, en una edificación estándar se van introduciendo pequeños cambios que conllevan que el resultado final no siempre suela ser el mismo que se había planificado. Aunque la certificación no es obligatoria, resulta recomendable que el Institute Passivhaus emita un certificado que avale el consumo casi nulo en la vivienda, ya que garantiza que se cumplan los parámetros. Si no se cumplen estos parámetros, ya no podemos hablar de Passivhaus.

¿Qué exige el Institute Passivhaus para obtener la certificación? En primer lugar, que la demanda de calefacción y refrigeración sea igual o menor a 15 kw/h por m2 al año. Que la demanda de energía primaria sea menor a 120kw/h por m2 al año y que el nivel de estanqueidad esté por debajo de 0,6 renovaciones de aire por hora.

¿Es aplicable únicamente a obra nueva o también pueden beneficiarse los proyectos de rehabilitación? El estándar Passivhaus es aplicable a cualquier tipo de edificio. Por el contrario, es curioso que la mayor impedimento para su aplicación se presenta en los edificios en bloque, pero no por su dificultad técnica, sino por aunar el acuerdo de todos los vecinos. No obstante, la rehabilitación en bloque bajo el estándar Passivhaus es siempre más recomendable porque garantizan la ausencia de patologías derivadas de las condensaciones intersticiales.

La Directiva 2010/31/UE de 19 de mayo de 2010 relativa a la eficiencia energética de edificios establece que a partir del 31 de diciembre de 2020 todos los edificios de nueva construcción sean edificios de consumo de energía casi nulo, adelantando esta obligación a 31 de diciembre de 2018 a todos los edificios ocupados por las administraciones y de titularidad pública. ¿Qué retos se deben plantear los gobiernos para lograr los objetivos? ¿Qué exige? Europa está concienciada sobre la importancia de la eficiencia energética aprobando este tipo de directivas que regulen el consumo en la vivienda, dejando a los países que sean ellos los que marquen los criterios. Mientras el Estado no termina la definición de consumo casi nulo EECN, Navarra toma la iniciativa, y ya desde el año pasado, comienza un trabajo minucioso en este aspecto colocándose en la cabeza de las comunidades. Para ello, toma los estándares de la vivienda Passivhaus, un concepto que se aplica en el norte de Europa desde los años 90, en la construcción de edificios públicos. De hecho, Pamplona acogió el pasado mes de Noviembre la Octava Conferencia Nacional Passivhaus, con una nutrida participación institucional de nuestra comunidad y del resto de España.La directiva no entra en detalle y no define cuales son los criterios que debe perseguir una vivienda de consumo casi nulo, pero resulta difícil hablar de alta eficiencia energética sin tener en cuenta los cinco criterios en los que se basa una casa certificada como Passivhaus. Estos criterios son aislamiento, ventilación mecánica con recuperación de calor, hermeticidad, envolvente térmica de las ventanas y ausencia de puentes térmicos. En la actualidad, de estas cinco claves prácticamente solo se tiene en cuenta la parte relacionada con el aislamiento o el envolvente térmico de las ventanas y no tanto la hermeticidady el doble flujo.

Navarra cuenta con seis certificaciones Passivhaus, siendo la Comunidad con más certificaciones.De hecho, en Soto de Lezkairu se está construyendo el que será el primer edificio de vivienda colectiva en España con certificado Passivhaus de eficiencia energética, convirtiéndose en un referente de la Casa Pasiva. ¿Por qué cree que Navarra es pionera en este sector? La Comunidad Foral es pionera en la generación de energía renovable, posición de primacía que ha alcanzado gracias a la visión estratégica diseñada por la Administración Foral en los años 90, además de una cierta preocupación por el medio ambiente. Esta inquietud en apostar por nuevas políticas va en sintonía con el interés por la eficiencia energética en la vivienda. Poco a poco, la sociedad en su conjunto se va mentalizando que este es el camino, y no hay otro. Cuanto antes empecemos, mejor para el conjunto de la sociedad. Y entre estos actores sociales se encuentra el Gobierno de Navarra que lidera dicha actitud de forma ejemplar para el resto del Estado. Por otro lado, han surgido empresas que han detectado esta línea de actuación y que han decido especializarse en el sector como es el caso de Varquitectos, liderado por Germán Velázquez, que se ha posicionado como uno de los estudios pioneros a nivel estatal dirigiendo proyectos de gran relevancia como el primer edificio en bloque con certificación Passivhaus en el Soto de Lezkairu o el edificio Bolueta en Bilbao, el rascacielos sostenible más alto del mundo que destaca por su ahorro energético, confort acústico y térmico, alta calidad del aire interior y uso de materiales naturales. También, en Ibero están las primeras casas Rurales del Estado bajo este criterio.

¿Qué papel está desempeñando Navarra? Como la directiva europea no establece unos criterios definidos, la Comunidad Foral está estableciendo los parámetros Passivhaus para todos los edificios públicos. Esto es todo un ejemplo para la empresa privada, que seguramente tendrá que ponerse las pilas respecto a este tema. En solo dos años, el que viva en una vivienda protegida indudablemente va a vivir mejor que en una libre a no ser que cambie la actitud del mercado.

 ¿La sociedad está preparada? La sociedad todavía no es consciente de lo que supone vivir en una vivienda de consumo casi nulo. Y menos aún, en una casa certificada Passivhaus. Hasta ahora, la falta de información y los lobbings de la energía han dificultado su desarrollo. Debemos requerir una implicación de todos los agentes (arquitectos, ingenieros, gremios…). Por ello, a corto plazo las constructoras o las inmobiliarias, e incluso, el comprador de una vivienda van a incluir pruebas de BlowerDoor que midan las infiltraciones de aire externo de la vivienda o un estudio termográfico. Y esto, es un cambio de mentalidad que hay que tener presente. Es el gran reto al que nos enfrentamos.

¿Cómo se aborda ese reto? Si construimos o invertimos en inmuebles sin criterios de ahorro energético a largo plazo resulta una mala inversión, ya que el propio mercado acabará presionando a la baja el precio de los edificios poco eficientes. Es decir, si yo decido hacerme hoy una casa, desde que contrato al arquitecto y adjudico la obra hasta que me entregan las llaves, pasan más o menos dos años y nos plantamos en 2019. Si yo no sigo los criterios de un edificio de consumo casi nulo EECN, en 2020 tendré una vivienda que no cumple con las exigencias de la directiva europea y, como consecuencia, una vivienda obsoleta que tendré que adaptarla al marco legislativo. Por ello, para abordar este reto habrá que hacer lo que está realizando Navarra: adelantarse. Y esto requiere un esfuerzo enorme para el que habrá que concienciar y formar a los profesionales, así como a los usuarios finales.

Hasta ahora, las pruebas BlowerDoor en edificios para medir infiltraciones de aire eran prácticamente inexistentes, pero a partir de las nuevas exigencias europeas se convertirán en algo habitual. Y Navarra, en este aspecto, es pionera en el conjunto del Estado. ¿Cree que hay suficientes profesionales conocedores de la construcción Passivhaus en España o falta cualificación? Se trata de un estándar que requiere una formación técnica para poder llevarlo a cabo con éxito, ya que utiliza herramientas que normalmente no se usan como el Blowerdoor, la termografía o el PHPP. Lo que sí se puede apreciar que este modelo de construcción va a generar una nueva corriente de negocio que va a permitir el nacimiento de nuevas empresas y de oportunidades, así como más formación de los gremios y más centros de FP que contemplen este modelo en su currículo. El sector de la construcción ha evolucionado en diseño y funcionalidad pero no en parámetros de eficiencia energética. Aunque no todo se ha hecho mal y hay empresas en Navarra que han intentado acercarse a esto.

 ¿Está el mercado de proveedores de materiales y equipos preparado para satisfacer las exigencias del estándar Passivhaus? Afortunadamente hoy en día el mercado de proveedores de materiales es muy accesible y se pueden conseguir toda clase de productos que cumplen el estándar Passivhaus. Son los oficios y los técnicos los que debemos actualizarnos para trabajar con estos nuevos materiales y criterios, ya que si falla la ejecución, de nada sirve una buena elección de los materiales.

Fuente: Diario de Noticias. Navarra siglo XXI. Objetivo 2017

Categorias de noticias:

Zendher Ventilación Passivhaus
Mage Componenetes para cubiertas
Wienerberger Material de construcción
Monier tejas
Siga Hermeticidad
Bestwood Aislamiento
Flir Sisitemas de termografía
Blowerdoor Passivhaus
Blowerproof membrana líquida par hermeticidad

OnhausC/ Aizoain Nº10 Of. 30
CP 31013, Ansoain

+34 948 123 713info@onhaus.es

  • Onhaus Linkedin
  • Onhaus Youtube
  • Onhaus Facebook
  • Onhaus Twitter
  • Onhaus Google+

Suscríbete a nuestro boletín Y recibe información sobre el sector.