Blog

23.02.2017 Entrevistas

Ruedi Kriesi y la eficiencia energética en la edificación

5 Principios, 5 Preguntas

Fue usted uno de los primeros en concebir la construcción en términos de sostenibilidad y eficiencia energética, y es un pionero en la creación de edificios de energía casi nula (EECN). ¿Qué fue lo que le llevó a idear y promover estos métodos alternativos de construcción?

Comencé a trabajar con casas solares cuando era estudiante en el Instituto de Tecnología de Zurich (ETH), en 1975. Mi preocupación por el efecto invernadero y el malgasto de combustibles fósiles con un fin tan sencillo como calentar una casa han sido mi principal motivación. Ya en 1968, cuando aún iba al instituto, un amigo de mi padre que era físico nuclear me hizo consciente del riesgo que conlleva el aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera.

Las casas pasivas o casas Minergie tienen una serie de características principales: diseño compacto, aislamiento térmico, estanqueidad, ventilación, tamaño y orientación de las ventanas, masa térmica y el uso de energías renovables. ¿Qué función cumplen los sistemas de ventilación en construcciones de este tipo?

La ventilación tiene un papel muy importante a dos niveles. Primero, permite mantener las ventanas cerradas la mayor parte del día, algo que reduce o elimina por completo los típicos problemas relacionados con el ruido del tráfico, el polvo, el polen o las corrientes de aire dependiendo del sistema que se use para calentar o enfriar la casa. Segundo, reduce notablemente el consumo de energía a lo largo de todo el año, incluso cuando hay poca energía solar disponible.

Los equipos de ventilación de hoy en día controlan la entrada y salida de aire para garantizar la calidad del mismo y hacer que su temperatura sea la adecuada. Todo esto es posible gracias a años de trabajo de investigación y desarrollo de soluciones innovadoras. ¿Cuál era su enfoque o planteamiento en este sentido 20 años atrás? 

El sistema de ventilación con recuperación de calor ya había sido introducido en algunos países del norte de Europa con anterioridad, pero los equipos no eran demasiado eficientes y teníamos que construir el sistema de distribución de aire con materiales que normalmente se usan en edificios de oficinas. Como se usa mucho menos aire en una vivienda que en un bloque de oficinas, los conductos de aire son más pequeños y es más difícil asegurar la estanqueidad del sistema. Por ello, elaboramos los ComfoTube flexibles para Zehnder, que son muchísimo más fáciles y seguros de instalar que los conductos rectos con empalmes. También tuvimos que diseñar rejillas más estéticas y resolver los problemas provenientes de la transmisión de ruido entre habitaciones con suministro de aire.

En la Unión Europea hay varios países que disponen de un marco legal para proteger la construcción de edificios de energía casi nula. Por el contrario, otros países como China o EEUU aún tienen un largo camino que recorrer en este sentido, siendo además responsables de las emisiones más altas de CO2. ¿Con qué argumentos trataría usted de convencer a los líderes políticos de estos países de la necesidad de introducir una normativa similar a la de la UE?

Construyamos un montón de viviendas de ahorro energético para demostrar que son superiores en calidad y comodidad, y esperemos su efecto sobre las empresas constructoras con mentalidad abierta en otros países.
Sí hay una diferencia entre el número de edificios de eficiencia energética en Europa y en EEUU, pero puede que a veces se exagere, debido a la inmensa brecha que hay entre los poderes políticos y la opinión pública. Hay muchos propietarios, muchos constructores, incluso ciudades y estados enteros en EEUU muy interesados en las viviendas de eficiencia energética, más si cabe debido al sinsentido de las políticas federales de hoy en día; además, la situación real de la construcción de edificios de eficiencia energética en algunos países europeos aún está muy lejos del objetivo.

La urgencia por reducir emisiones de CO2, gases tóxicos, y residuos seguirá en constante aumento; ello supondrá que las viviendas tendrán que usar menos energía, y, al igual que el tráfico, se transformarán a lo eléctrico. Muchos materiales serán transportados por sistemas estáticos, o automáticos, como tuberías o vías férreas, pero ya no en camiones. No creo demasiado en la capacidad de producción local de energía en las ciudades, tal y como se promueve hoy en día. Las ciudades, aun permitiendo tan buena conexión entre personas, y el fácil traslado de materiales, energía e información, nunca serán lugares rentables para la recuperación del casi insignificante 1 MWh por metro cuadrado de energía que el sol irradia sobre la tierra cada año. Esta energía será recogida en zonas despobladas y transportada a las ciudades a través de tuberías y cables.

¿Qué consejo daría usted a alguien que quiera construirse una vivienda de energía casi nula?

Que siga las recomendaciones con el fin de cumplir los parámetros más importantes para mantener el consumo de energía bajo; todo lo mencionado anteriormente contribuye a mejorar el confort interior. Que instale un equipo técnico de máxima calidad, pero también de máxima sencillez; un propietario joven puede estar interesado en controles más sofisticados, pero, tras unos años de uso, lo que realmente vale es la sencillez en el uso y mantenimiento. Además, este tipo de equipamiento más sencillo será reemplazado más fácilmente años después, cuando el fabricante inicial haya cambiado sus productos.

Está claro que el éxito de Minergie y Passivhaus se debe en parte a la concienciación de las personas en el ámbito del medio ambiente, pero tanto la preocupación por la disponibilidad y el coste de energía en un futuro como el aumento del valor de reventa de una vivienda con estas comodidades son igual de importantes, sin duda alguna.

Categorias de noticias:

OnhausC/ Aizoain Nº10 Of. 30
CP 31013, Ansoain

+34 948 123 713info@onhaus.es

Suscríbete a nuestro boletín Y recibe información sobre el sector.